logotipo mobile lateral

Seguridad coche

La seguridad de un vehículo o, mejor dicho, la seguridad automovilística, es el estudio y la construcción de equipamiento y regulación para minimizar las consecuencias de los accidentes de tráfico. La seguridad de un coche se divida en seguridad activa y seguridad pasiva y cada una tiene su función. La activa intenta evitar un accidente y la pasiva busca minimizar los daños una vez ya ha sucedido el accidente.

La seguridad activa se refiere a las tecnologías y sistemas diseñados para prevenir accidentes y mejorar la capacidad del conductor para manejar el vehículo de manera segura. Ejemplos de características de seguridad activa incluyen sistemas de frenado antibloqueo (ABS), control de estabilidad electrónico (ESC), asistencia de mantenimiento de carril, alerta de colisión frontal y sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS). Estas tecnologías trabajan en conjunto para reducir los riesgos en la carretera al detectar y mitigar potenciales peligros, ayudando así a evitar accidentes.

Por otro lado, la seguridad pasiva se enfoca en minimizar los daños en caso de que ocurra un accidente. Esto se logra a través de dispositivos y características diseñados para proteger a los ocupantes del vehículo en caso de colisión. Ejemplos de seguridad pasiva incluyen airbags frontales y laterales, cinturones de seguridad con pretensores y limitadores de fuerza, estructuras de carrocería diseñadas para absorber impactos y zonas de deformación controlada. Estos sistemas están diseñados para reducir las lesiones y mejorar las probabilidades de supervivencia en caso de un accidente.

Es importante destacar que la seguridad del coche no se limita solo a estas dos categorías, sino que también incluye aspectos como la calidad de los materiales utilizados en la fabricación del vehículo, el diseño estructural para resistir impactos, la ergonomía de los asientos y controles, entre otros. En resumen, la seguridad del es una prioridad tanto para los fabricantes como para los consumidores, y se aborda a través de una combinación de tecnologías y características diseñadas para prevenir accidentes y proteger a los ocupantes en caso de colisión. La seguridad activa y pasiva juegan roles complementarios en este sentido, trabajando juntas para proporcionar un entorno más seguro en la carretera.

¿Quieres que te llamemos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible